Impulsos

De la universidad a la maternidad de la mano de los snacks veganos

Como muchos jóvenes, durante su época universitaria, Yesenia Concha decidió emprender para generar algunos ingresos extra. La joven de Villa Alemana veía diariamente cómo sus compañeros de la carrera de Diseño de Ambientes se alimentaban de una clásica combinación: completos y bebida. Era lo más accesible, pero ella decidió darle un giro y ofrecer productos más saludables. Así partió vendiendo alfajores artesanales y frutos secos. Sin embargo, quiso ir más allá e innovar.

En el camino fue conociendo a otros estudiantes que, al igual que ella, preferían no consumir productos de origen animal como la carne. En ese momento la joven vio un nicho y comenzó a elaborar snacks 100% veganos. “Quería ofrecer algo más nutritivo a mis compañeros, así que pensé ‘necesitamos más energía’ y comencé a vender alfajores con mantequilla de maní, luego con maní y chocolate, así fui probando y creciendo”. 

Sin embargo,  cuando descubrió que su hijo nació con una reacción alérgica al gluten, Yesenia decidió profesionalizar sus conocimientos en esta área. Comenzó a estudiar, tomó talleres de nutrición vegana y pensó en ofrecer sus productos a otras personas -fuera de la universidad-, que como ella tenían la necesidad de excluir ciertos productos de su alimentación. 

El negocio empezó a crecer con las recomendaciones de cercanos y con el tiempo, la emprendedora se atrevió a ir a ferias a otras comunas cercanas como Viña del Mar y Quilpué para ofrecer sus productos, así su clientela se ha ido ampliando. “Es increíble como un producto bien presentado llama la atención de la gente. Eso hace que te prefieran y sigan encargando”, afirma. 

Actualmente, bajo el nombre de “My Naturals Balance”, Yesenia ofrece a través de redes sociales y en algunas ferias su amplia variedad de productos que van desde galletones de avena, chips de manzana, alfajores, chocolates rellenos y galletas, hasta tortas 100% veganas y leche vegetal. 

Fue cuando decidió incursionar en la venta de leche que la emprendedora conoció Impulso Inicial y postuló. “Necesitaba una máquina para hacer la leche vegetal, porque haciéndola de forma manual me demoraba mucho y a veces quedaba mal, así que postulé sin muchas expectativas, pero cuando gané fue genial. Esta herramienta facilita mucho el proceso y en 10 minutos puedo tener la leche lista, sin correr el riesgo de que se queme”, cuenta con entusiasmo. 

Para el futuro de su negocio, Yesenia espera seguir creando más productos y poder ampliar su estrategia de venta a locales físicos de otros emprendimientos. “Sería ideal, por ejemplo, poder entregar mis snacks en alguno de los cafés que hay en Villa Alemana que también ofrecen productos de mi estilo, que es la alimentación saludable. Esa es mi meta para el próximo año”, reconoce la emprendedora. 

¡Conoce más de este emprendimiento en sus redes sociales!

Compartir