Noticias

El amplio mundo de la miel y sus derivados

Gloria Stuardo produce y vende miel y sus derivados en Collico, un sector rural de Cañete en la Región del Biobío. Al realizar esta faena además ha logrado conocer y conectarse con el mundo de las abejas, su increíble organización, conocer su lenguaje y lograr entenderlas.

Su emprendimiento se llama Apícola Los Notros y lleva ese nombre porque afuera de su casa, donde tiene su sala de cosecha, hay dos de estos árboles nativos que dan la bienvenida. Empezó su negocio cuando estaba embarazada de su hija Martina, quien ahora tiene 14 años. Asegura que pese a llevar un largo tiempo dedicándose a la apicultura y que el camino no ha sido del todo fácil, su negocio ha pasado por altos y bajos. 

Gloria comenzó a introducirse en el mundo de la miel junto a un grupo de mujeres del sector que estaban siendo apoyadas por programas del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap). “Lo primero que hice fue mi sala de cosecha, la que pude mejorar con el apoyo que me brindó la Fundación Impulso Inicial. Ahora estoy enfocada en obtener la Resolución Sanitaria el próximo año”, asegura Gloria.

Su emprendimiento consiste en la extracción de miel de abeja para vender miel natural y también con sabores, tales como: canela, frambuesa, maqui, café con avellana, café de higo, cacao, entre otros. Adicionalmente, utiliza frutos secos en algunos de sus productos. 

Pero, además de la miel, Gloria hace productos derivados y para eso extrae propóleo, cera, jalea real y apitoxina (antibiótico natural). Con estos insumos produce y vende shampoo, acondicionador, jabones, cremas, labiales, remedios naturales y tónicos.

En el último tiempo las dificultades que ha enfrentado su negocio no han sido pocas, debido a que en el sector donde vive se cultivan papas y trigo, y los químicos con los que se prepara la tierra matan a las abejas. “Es una pelea grande porque la gente no entiende que estos pequeños animales son clave para la vida del ser humano. Eso hizo que de 15 colmenas me quedaran sólo nueve el año pasado”, lamenta la emprendedora. 

A pesar de las adversidades Gloria sigue trabajando con pasión y convicción en su emprendimiento. Como meta para marzo del próximo año espera tener 20 colmenas. En paralelo, se encuentra trabajando junto a una nutricionista para obtener el valor nutricional de sus productos y próximamente venderlos con etiqueta. 

¡Contáctala en Facebook e Instagram!

El amplio mundo de  la miel y sus derivados