Noticias

El sueño de la panadería en Cunco

Fuente: Impulso Inicial

Una osada decisión tomaron Rodrigo Aravena y Yoselin Ulloa para poder cumplir su sueño de emprender: vendieron su casa para conseguir el capital necesario y así poder abrir su panadería -llamada San Andrés, rico y esponjoso– en Cunco, región de La Araucanía.

Aprovecharon la oportunidad de que no había mucha oferta en su rubro en el sector donde viven e iniciaron su negocio. En el camino se sobrepusieron a varias dificultades e incluso tuvieron que reinventarse después de un robo de mercadería y maquinaria, pero con ímpetu, convicción y mucho trabajo lograron salir adelante.

Después de mucho avanzar, presentaron su caso a la Fundación Impulso Inicial y consiguieron que los apoyaran con una vitrina de cecinas para este emprendimiento que lideran hace tres años y gracias al cual se sustenta su familia. 

Rodrigo y Yoselin, su señora, se dedican cien por ciento a su negocio, él es panadero y ella atiende a los clientes. Estaban juntos cuando les llegó este gran apoyo: “Me llamaron un día para avisar que venían a dejar la vitrina y yo justo estaba en el local. Fue emocionante porque en esos días estábamos pasando por un proceso complicado a nivel familiar. Con mi señora estamos totalmente agradecidos”, recuerda Rodrigo.

Ahora están empeñados en fortalecer su negocio y seguir adelante con un sueño que ya están haciendo realidad.

El sueño de la panadería en Cunco